Close
No tienes ningún artículo en su carrito de compras.
Buscar

Carne cruda perros

Alimento crudo para perros

Los menús Barf son una dieta cruda para perros, compuestas por los alimentos que mejor pueden digerir y asimilar su mascota. Cada vez son más las clínicas veterinarias que aconsejan alimentar con alimentos crudos en vez de con pienso, ya que estas no requieren ni de conservantes ni de apetentes.

En el caso de los perros nos encontramos con dietas que son principalmente carnívoras, siendo entre un 60 y 80 porciento de origen animal en su proporción natural (Carne, huesos, vísceras, cartílago…) y el resto siendo hortalizas y en menor medida fruta.

Cada especie tiene su propia alimentación BARF, siendo distinta una alimentación Barf de perros a una de gatos (necesitan una dieta mas carnívora que los perros, entorno al 95%), o incluso de humanos, que como ejemplo, nuestra dieta no precisa de huesos.

Cuales son los beneficios de esta alimentación

Independientemente de las razas, la capacidad de absorción sobre alimentos crudos es mayor debido a la hidratación y calidad de los componentes que no se han visto alterados por los cambios de temperatura tan drásticos que se llevan a cabo en el proceso de extrusionado del pienso, permitiendo al aparato digestivo poder digerirlos sin tener que re-hidratarlos una vez ya ingeridos.

La mejor absorción produce en nuestros animales una mejora en las articulaciones, sistema digestivo, pelaje que se puede aprecias tras 3 semanas de alimentación Barf. Y unas excreciones regulares, síntoma de una correcta digestión.

 

¿Es segura la carne cruda para perros?

La carne como alimento crudo puede contener parásitos o ciertas enfermedades que nos obligan a someterlas a algún tratamiento térmico o químico.

Para evitar añadir químicos una de las mejores opciones es la congelación durante 3 semanas (a una temperatura de un congelador casero) que garantiza que parásitos y virus mueran sin producir una gran pérdida en las propiedades de los alimentos y permitiendo que sigan crudos para que nuestro animal pueda hacer un uso óptimo de los elementos del menú barf.

Cuando congelamos alimentos, estamos perjudicando la calidad de los alimentos, pero en menor medido que en la cocción y una perdida casi insignificante de calidad si lo comparamos con el extrusionado de los piensos, donde la perdida de las enzimas o de cualquier nutriente “vivo” es incinerado por las altísimas temperatras.


Consejos


Os recomendamos pasar la comida congelada del congelador a la nevera para poder de esta forma conservar mejor la alimentación y poder administrarla sin arriesgarse a romper la cadena del frio.

No mezcléis pienso y comida barf en el estómago de sus mascotas, hay que dejar unas 9-12 horas para que no se produzcan “atascos” intestinales.

No administréis la barf completamente congelada, en el caso de los cachorros esperar a que este a temperatura ambiente.

Para saber las cantidades recomendadas visitar el blog de ComprarDietaBarf.es pero recordar que lo importante es el control semanal y orientación de vuestro veterinario para saber el peso ideal de vuestra mascota y poder hallar la cantidad exacta para vuestra mascota, cada perro tiene un metabolismo y ritmo de vida diferente, y las cantidades del blog son orientativas.